18 de septiembre de 2009

1 añito en Londres...

... Y sin fecha de vuelta.

Parece que fue ayer cuando llegué con mi hermana (que vino para estar conmigo los primeros días) a Gatwick el jueves 18 de Septiembre del año pasado. Traía dos maletas cargadas de temores e incertidumbres, y también de ilusiones. Venía con trabajo, pero sin alojamiento, con un nivel de inglés que por aquel entonces me parecía suficiente y que ahora me parece ridículo.

Empezaba a currar el lunes 22 de septiembre, así que tenía 4 días para encontrar alojamiento (ole mis huevos), y nos pusimos a la faena nada más llegar. Me compré una SIM de UK para poder llamar a todos los anuncios que me parecieran interesantes, y me puse a apalabrar citas para ver habitaciones. Ahora me acuerdo de aquellas conversaciones y las miro con cariño. Debía parecer una especie de Alfredo Landa hablando en inglés vallecano (o cosladeño) a gritos por teléfono, y sin enterarme apenas de lo que me decían.

De todo lo que que vi lo que más me gustó fue una habitación en un piso en una casa victoriana que vi el segundo día. La habitación era muy grande, pero solo tenía como mobiliario una cama de matrimonio y un armario. Allí estuve más de 8 meses, compartiendo piso con un chico sueco y una chica polaca.

Probablemente él 75% de mi nivel de inglés actual se lo deba a ellos. También el 75% de mis dotes culinarias.

Mi madre también les debe mucho. Si ya la echaba mucho de menos de por sí, levantarme por la mañana y ver como habían dejado la cocina y el baño hacía que la tuviera aun más presente. Por eso y por una discusión sobre las visitas decidí buscarme un pisito para mí solo, en el que llevo ya casi 4 meses, y en el que estoy muuuuy agusto.

Respecto al trabajo la cosa ha ido progresando a mejor con el tiempo. Yo había trabajado los últimos años con bastante gente de fuera, así que estaba acostumbrado a hablar con ellos en inglés. Pero sinceramente el nivel que yo creía que tenía es una auténtica basura (si me oyera la profe de inglés que me puso un 10 en bachillerato...), y se demostró desde el primer día. Además estuve desde el segundo día en las oficinas del cliente, y teniendo que atender a reuniones desde el principio.

Afortunadamente mi primer proyecto era minúsculo y me pusieron junto a Ian, un chico que se ha convertido en uno de mis mejores amigos de aquí. El ponía el inglés y yo ponía los conocimientos de ATG, y los dos aprendimos un montón el uno del otro.

Poco a poco he ido ocupando otros puestos con más y más responsabilidad, y en los que he ido desempeñando cada vez mejor (cada vez mucho mejor, de hecho, según mi inglés iba mejorando a pasos acelerados).

En general considero que este año ha sido en el que más he crecido como persona. A generaciones anteriores a la mía el "hacerse hombre" les vino con la mili. A mí me vino más tarde, con 25 años, cuando me vine solo a una ciudad que apenas conocía (y a la que adoro) y sin dominar el idioma.

Mucha gente dice que los primeros meses son muy difíciles, pero no fue así en mi caso. Igual soy más duro que otras personas, pero realmente salvo momentos puntuales, no considero que lo haya pasado mal. Al principio no tenía tiempo para pensar. Todo era nuevo. Todo era tan nuevo que la novedad era mi rutina. Y después de eso, cuando me asenté, la rutina se convirtió en la novedad.

Y aquí sigo.

4 comentarios:

Zendir dijo...

Sólo los recios, sólo los fuertes... ya sabes.

Sabes que me alegra un montón que te vaya genial por allí, pero por otro lado tengo muchas ganas de que vuelvas a estar entre nosotros, se te echa un montón de menos!!!

Nat dijo...

Ya sabes lo que opino. :) Me alegro muchísimo de que te vaya tan bien pero no me extraña que te echen de menos por Coslada.

Tito HX dijo...

gus, ni intentes explicarlo. vas a ser un veterano de guerra durante mucho tiempo. por bien que lo expliques la gente que no lo haya hecho no entenderá lo que es hacer la que has hecho. a la vuelta, cuando tengas que decir algo en español y lo pienses en inglés, y tengas que pararte a pensarlo, la gente te mirará con ojos raros. los coches serán un peligro. todo será extraño, tu propia ciudad, gente que conocías...

pero qué coño, ¿a que merece la pena?

Mucha suerte con el segundo año

Leinad dijo...

Bueno aparente mente dejar un lugar para ir a uno uevo y desconosido es difisil al inicio lo se pero contra otro idioma me senti al igual k tu algo frustrado por mi nivel de ingles pero en fin me pasare por aqui seguido para ver que sucede en este segundo año en londres suerte asta la proxima entrada