4 de mayo de 2009

Patos violentos

Después de hablar de los cuervos, hoy toca hablar de patos.


Para mí los patos siempre han sido animalitos tranquilos, que viven felizmente en las orillas de ríos y lagos, sin meterse con nadie. ¡¡¡Lo que nunca me hubiera imaginado es que fueran seres violentos y racistas!!!


Íbamos ayer andando tranquilamente una amiga y yo por la orilla del Támesis, en Oxford (ya hablaré de Oxford en mi siguiente entrada), cuando de repente vimos una pelea de patos. De hecho no era una pelea: ¡era una masacre!


Cuatro patos salvajes (y nunca mejor dicho), de los de cabeza verde, estaban dando una paliza a otro pato, de color marrón. Uno de los patos verdes le había pillado por el cuello, y los otros 3 le estaban metiendo picotazos en la cabeza y en las alas. El pato masacrado intentaba huir, pero los otros le seguían continuamente, y continuaban con la paliza.


Era una situación muy tensa y sorprendente, de hecho, cuando mi amiga intentó mediar y los patos agresores huyeron momentaneamente, el agredido se metió en el agua y los otros 4 le siguieron, e intentaron ahogarle...


Al final, el pato marrón consiguió salir a la superficie, y con los ánimos ya calmados, se puso a nadar tranquilamente junto a uno de sus agresores. Se les puede calificar de muchas cosas a los patos, pero rencorosos no son.


Después seguimos nuestro paseo, y vimos otro grupo de patos, entre los que había unos enormes y realmente bonitos. Mi valiente acompañante intentó acariciar a uno, pero el patito ¡¡¡¡ se puso a bufar !!!!. La siguiente imagen muestra el dramático momento:


Demasiadas emociones para un solo día...


Y hoy buscando información sobre patos violentos, he encontrado este vídeo, para que veais que no miento:



Pelea De Patos - Watch a funny movie here

3 comentarios:

flop dijo...

Vaya, hace no demasiado vi yo en el lago de Coslada una agresión racista entre patos.

Dos patos blancos iban persiguiendo a un pato negro, hasta que por fin le alcanzaron. Uno de ellos le cogió con el pico por el cuello, mientras el otro le picoteaba la cabeza. Rápidamente llegó otro pato blanco que se abalanzó sobre el negro... Pero en ese momento apareció otro pato negro que comenzó a picotear la cabeza del que tenía a su compañero por el cuello, hasta que soltó y los dos patos negros salieron huyendo.

Los blancos perseguían a los negros, pero enseguida dos de ellos se cansaron, y solo uno continuó la persecución. En ese momento, los dos patos negros se abalanzaron sobre el blanco, con la misma táctica: uno agarraba el cuello mientras el otro picoteaba la cabeza.

Iba con prisa, así que no pude ver cómo acabó la cosa. Pero lo que está claro es que el racismo existe en el mundo patuno.

Nat dijo...

Ya sabes lo que opino del instinto asesino de los patos. Te quiero. :)

Gux dijo...

Flop, me alegra ver que no estoy loco, y que hay más gente con experiencia con patos locos! Que engañados no tenía Alfred J Quak...