11 de mayo de 2009

Echo de menos...

En general me considero muy feliz en Londres, y considero que está siendo una de las experiencias más positivas y enriquecedoras de mi vida. Pero eso no impide que cada vez que vuelvo a España, y sobre todo, cada vez que vuelvo a Londres desde España, tenga momentillos de añoranza.

Por supuesto, lo que más echo de menos es a las personas: mi familia, ver más a menudo a mi novia, mis amigos...

Pero eso es normal y no me parece curioso, asi que mi post no tiene nada que ver con ello.

De lo que quería hablar es de pequenyas cosas curiosas, que nunca se me hubiera pasado por la cabeza que echaría de menos:

  • Conducir 6 horas casi seguidas desde Madrid a Coruña para ver a mi chica, en puentes y demás circunstancias donde los aviones se suben a la parra.
  • El viaje de vuelta de Coruña a Madrid, lacrimógeno, al principio aderezado con HIM y Evanescence, y después con el Carrusel, Pepe y sus puritos.
  • Ir a correr por el caminito de al lado de mi casa en Coslada, y hacer un poco de ejercicio en las máquinas para jubilados (y no tan jubilados).
  • Salir a tirarme unas canastas en las canchas de baloncesto de al lado de mi casa.
  • La maquinita del trivial/parejas y demás juegos de La Silla Eléctrica, en Coslada (aunque a esta todavía juego a veces cuando vuelvo a casa).
  • Ir de tapeo por Coslada/San Fernando/La Latina con mis amigos las mañanas de domingo. Lo curioso de esta añoranza es que es un plan que no hemos hecho nunca (o casi).
  • Los planazos de Burguer King - Botellón de Cacique en los campos de Méjico - salida por Coslada.
  • La cerveza de garrafón del bar más cutre y entrañable de Ciudad Lineal (aunque ya cerró hace tiempo).
  • Las salidas "locas" de entre semana en el bar de Manuel Becerra (ni me acuerdo de como se llama).
  • Ir a la biblioteca Margarita Nelken un rato de sábado por el simple placer de leer o de estudiar algo no oficialmente, mientras los todavía estudiantes están jodidos estudiando sus exámenes.
  • Los paseos en primavera entre mi antigua oficina y la estación de Atocha.
  • Las fiestas de agricolas/agronomos.

Y tantas otras cosillas que ahora mismo no me vienen a la cabeza...

Que le voy a hacer, estoy escribiendo esto en el aeropuerto de La Coruña, y estoy en momento nostálgico...

Pregunta abierta para otros expatriados que me sigan, ¿qué cosas curiosas echas de menos mientras has estado fuera?

8 comentarios:

Dek dijo...

Desde mi experiencia como erasmus, una de las cosas que más echo de menos son los horarios españoles. Aquí en Siena a las nueve ya no puedes ir casi a ningún lado a cenar. Encima en invierno a las cuatro y media prácticamente había anochecido.

Y luego lo de las tapitas... Eso es un delito. Mira que no haberlas exportado hasta aquí, con la cantidad de estudiantes españoles que estamos...

Si a todo eso le unimos que por la noche los sitios de juerga chapan a las dos y media o tres, no te digo más.

De todas formas estoy la mar de contento con este año, y no lo cambio por nada del mundo.

Saludos expatriados.

Gux dijo...

Buenas Dek!, Lo de los sitios que chapan tan pronto es cierto, pero yo lo veo practico! Simplemente, sales antes y ya esta. Te recoges mas prontito, y al dia siguiente te levantas a las 10 de la manyana casi nuevo!

Saludos expatriados!

Zendir dijo...

Guxito, aunque no nos nombres directamente me he emocionado al verme reflejado en varios de los puntos!!!

La pena es que no estés aquí todos los findes para poder hacer más cositas ;)

Un abrazo desde Madrid, nos vemos prontito en London!!!

Dek dijo...

Eso está muy bien de lunes a jueves, Gux, pero cuando quieres salir un viernes y ves que tienes que cenar a las ocho, empezar la juerga a las diez y volver a casa a las dos y media... Casi que no :P

Tito HX dijo...

Creo que echo de menos más cosas de Edimburgo que las que eché de España. La ciudad no tiene ni pinta de comparación a Guadalajara, sobre todo en lo referente a música y espectáculos. Luego las mejores fiestas son las españolas, eso sí.

Si hay que decir algo no típico (familia, amigos, tapas, cerveza con limón en verano, Sol...), me quedo con el toque garrulo. La gente no daba voces, ni se colaba, ni dejaba cosas tiradas en la calle... no sé, aunque es mucho más educado, se me hacía raro, era como si les faltase espíritu.

¿Echar de menos de allí? Uff: los flatmates, los colegas, las cenas en las que te lías, Princess Street, los Meadows, los Links, el Forest, Tron, Finnegans y tantos otros bares, los autobuses decentes, mi antigua bici, la vida de estudiante/currito ocasional, una ley antitabaco decente, que al empujar a alguien sin querer te diga "no pasa nada, hombre" en vez de mirarte con odio...

Joder, cada vez que hablo de allí me pregunto por qué me volví. Bueno, en unos días me voy de vacaciones, así que no va mal :)

Anónimo dijo...

El cola-cao!

gux dijo...

Me ha hecho gracia tu contestacion, anonimo, el colacao :D. Pues si, tambien lo hecho de menos :D. De todos modos, en Londres se donde comprarlo... hay una tienda de productos espanyoles en el mercadillo de Portobello!

Dek dijo...

Joder, es verdad. El ColaCao se echa mucho de menos. Y unos teclados en condiciones, con tildes donde deben estar, y con egnes :(